Artículos de opinión y colaboraciones en prensa

Articles d'opinió i col·laboracions en premsa


El día del agua y el río Segura (J. M. López Grima)

Agonía de una comarca (M. de Gea)

Se moviliza lo más profundo de nuestra tierra (J. M. López Grima)

Diario de un político…valenciano (P. L. Díez)

 El río Segura y la huerta tradicional; un patrimonio para defender (M. de Gea)

El Segura desborda Murcia (Pepe González Box)

Volver a la página principal / Tornar a la pàgina principal


Diario información 22/3/2000

El Día del Agua y el río Segura

Otro año más y el río Segura celebra la fecha de hoy, Día del Agua, convertido en una cloaca a su paso por nuestra comarca. La ONU decidió celebrar este día para llamar la atención a toda la Humanidad y a los gobiernos del mundo para alertar sobre el grave problema que padecemos por la escasez de agua dulce en este planeta. Los gobiernos firman estas, grandes y solemnes declaraciones, pero hacen poco para cumplir con sus obligaciones como en el caso del río Segura. Nos crean a las familias, a los enseñantes, a las asociaciones cívicas grandes preocupaciones e incluso problemas de conciencia sobre nuestro trabajo con los jóvenes, pero ellos siempre vienen a decirnos como excusa que su trabajo está lleno de dificultades y grandes costes, y que necesitan mucho tiempo.

Señores gobernantes enseñen la verdad a las personas a la que deben, servir y que somos los que sufrimos estos problemas. Enseñen cuáles son los intereses que de verdad ustedes defienden y a lo mejor nos aclaramos todos y todas.

Los años pasan y las personas que vivimos en estas tierras de la Vega Baja, así como todo el ecosistema ligado al Segura, sufrimos y pagamos un alto precio fruto de la irresponsabilidad y la desidia de muchos responsables políticos de esta cuenca. Decidieron un día, sin contar con los que’ sufrimos sus decisiones, dejarnos un río sin agua; y al mismo tiempo llenar nuestras tierras y nuestro aire de todas las miserias que ustedes no quieren. Tenemos poca agua, muchas necesidades que ustedes han creado y al mismo tiempo se permiten no depurar, contaminar y poner en peligro nuestra vidas por la grave situación del río Segura.

De verdad que no podrán presentar en ninguna parte la hoja de los deberes hechos, para cumplir la firma de dicha declaración, pero sí deben saber que sobre todos los que han tenido y tienen, responsabilidades en esta historia, nosotros estaremos exigiendo que paguen por los daños causados. Quisiéramos celebrar el Día del Agua con alegría. Para ello ustedes deben cumplir con sus obligaciones y nosotros tenemos que hacer nuestro trabajo para facilitarles el suyo. Deben saber que el río Segura no existe en esta comarca, que la huerta tradicional se muere, que nuestra calidad de vida se ha deteriorado y todo esto ha sido por la nefasta gestión que le han dado y le dan a un recurso escaso e imprescindible para la vida como es el agua del Segura.

Toda el agua es patrimonio de la tierra y por lo tanto de la Humanidad y no debemos consentir que con ella se hagan grandes negocios especulativos, que han puesto y ponen en peligro los intereses más elementales de los ciudadanos y de las ciudadanas: la vida.

JOSÉ MANUEL LÓPEZ

 

Portavoz de la "Plataforma Cívica Segura Limpio "

 


Diario Información – Domingo 25/06/2000

 

 

AGONÍA DE UNA COMARCA

El estéril, tedioso y manido debate que sigue y sigue produciéndose en la Diputación de Alicante y los parlamentos murciano y valenciano sobre si antes con el PSOE, o ahora con el P.P., se han invertido en depuradoras unos cuantos millones de pesetas más o menos. Sí no fuera porque es un dramático disparate (y sobre todo interesado partidismo) se podría pensar en una confabulación entre los gestores de los grandes partidos políticos, las administraciones valenciana y murciana, la Confederación Hidrográfica del Segura y las industrias contaminantes que han declarado su insumisión a las leyes; contra el río Segura, la huerta, los humedales y la salud de los que vivimos aquí, en la Vega Media del Segura.

A estas alturas de la degradante situación que soportamos en esta "tierra de nadie", donde sigue extendiéndose por el río y la red de riego tradicional un líquido pestilente y venenoso (llueva o truene), que no deja de degradar nuestra situación en todos los niveles. Donde disponemos ya de un historial clínico completísimo del "muerto" que está sobre la mesa, aunque antes y ahora intereses creados de todo tipo quieran paliar y justificar el alto grado de mierda: hay que decir que el "bastante moderado" Libro Blanco del Agua señala que el Segura acumula unos niveles 250 veces superior a los permitidos por la Ley de Aguas.

Además de éstas, se podrían citar muchas razones, verdaderamente escandalosas, para apoyar la nueva movilización, aunque ya los grupos Pro-río y la Plataforma Cívica Segura Limpio las han sacado a la palestra reiteradamente en otras movilizaciones. Sin embargo, aquí voy a dejar en el aire varías preguntas por si pudieran contribuir todavía más a un apoyo masivo de la manifestación. Se podría empezar por: ¿Cómo los agricultores que viven de cultivar la tierra en los regadíos históricos de la Huerta del Segura, con sus "derechos prioritarios en materia de riego y el enorme "bienestar social" que aporta la huerta a tantos miles de habitantes como espacio agro-ecológico, tienen que dejar sus bancales "en blanco", sin plantar, por no poder disponer de los caudales —tanto en calidad como en cantidad- que hasta pocos años atrás disponían y, sin embargo, se están regando sin problemas extensos latifundios —buena parte de ellos ilegales- roturados recientemente en zonas de secano alejadas del río, tanto en Murcia como en el Bajo Segura, pertenecientes a rentistas e industriales que no viven de la agricultura? ¿A quién pertenece el agua del río Segura? ¿Cómo es posible que no haya unos cuantos riegos para sazonar algo las tierras de estas huertas tradicionales y, sin embargo, en el momento presente, según datos de la Diputación de Alicante, se pueda alojar, si se llevase a efectos el desarrollo de todo el suelo urbanizable existente en el litoral alicantino, a casi la mitad de la población española? O bien, ¿cuánto se va a dejar de utilizar políticamente la sequía y los trasvases para mantener esta situación insostenible de esquilmación del agua, hasta para mantener un caudal ecológico que permita que podamos vivir aquí? O ¿cómo —por poner un solo ejemplo- en una zona como Águilas (Murcia) el 40% de los regadíos son ilegales? O bien, ¿cuándo se va a dejar de utilizar también políticamente los trasvases y el Plan Hidrológico para no tener que hacer cumplir el decreto de emisiones industriales que no cumplen la legislación de vertidos y nos están envenenando? O ¿a qué llama el Gobierno de la Región de Murcia "medio ambiente" con sus miles de vertidos al río sin depurar; industrias de curtidos, conservas, purines, químicas, etcétera? O para acabar con otro ejemplo más, ¿a qué llama el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Torrevieja "desarrollo sostenible?"... en fin.

No cabe duda que el medio ambiente y una adecuada ordenación territorial integral del territorio (sobre todo en el Bajo Segura por nuestra gravísima situación) necesita de la democracia y de las instituciones porque su protección necesita intervenciones orgánicas, competencias coordinadas, consenso activo, equidistribución de las cargas y beneficios de la sostenibilidad para una ordenación sostenible a largo plazo, etc., pero en cualquier caso, deben ser instituciones que no tengan una idea mutilada de la participación de los ciudadanos (y de la intervención pública) y, por supuesto, que en su escala de prioridades primen los intereses sociales sobre intereses de las ganancias. ¡Para qué sirve una región o una comarca si se le arrebata su "identidad cultural" y su "bienestar social"

·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  ·  Manuel de Gea -

Miembro de la Plataforma Cívica Segura Limpio

 


Martes 4 de julio de 2000

Se moviliza Io más profundo de nuestra tierra

Hay días que pasarán a la historia de nuestra tierra con gran alegría: La inauguración del hospital comarcal de la Vega Baja, la manifestación en Murcia exigiendo a los responsables de dicha región "Dignidad y justicia" para nuestro pueblo; la manifestación en Madrid, donde pocas veces desde tierras tan lejanas se han manifestado tantas personas, exigiendo al Gobierno del Estado un Plan de Saneamiento Integral para el río Segura. Ante la grave situación que sufrimos y sin duda alguna este primero de julio, nuestros mayores lo han superado todo, incluso sus más profundas ataduras para expresar en la carretera, bajo un sol de castigo a 35º de temperatura, su rabia por ver cómo la tierra en la que han trabajado y quieren seguir trabajando les resulta tremendamente difícil, casi imposible por lo que se ha hecho con el río, por el robo de su agua y la humillación sobre sus personas.

Empezamos a sentimos orgullosos de nuestro pueblo y al mismo tiempo vamos tomando conciencia de que sólo con nuestro esfuerzo, nuestro trabajo y nuestra lucha, nos permitirá. ver en esta tierra una huerta próspera que permita a todos los que quieran un futuro con esperanza y sin dependencias de intereses tan lejanos a nosotros.

Tenemos que seguir sumando esfuerzos de jóvenes, médicos, responsables de instituciones públicas, enseñantes, trabajadores y trabajadoras, en definitiva de todo nuestro pueblo. Si somos capaces de mantener y profundizar esta lucha, haciendo partícipe a nuestro pueblo de sus problemas y de sus soluciones, nadie podrá impedirlo.

Tenemos que acabar con muchos intereses oligárquicos existentes en esta cuenca hidrográfica. El agua es un bien escaso y público y no se puede hacer con ella grandes negocios especulativos a costa de todo un pueblo.

Deben saber los responsables de la región de Murcia que está lucha del 1 de julio la hemos realizado sobre nuestra propia tierra, haciendo ver a nuestros gobernantes que no van a gobernar en paz, si no resuelven de manera inmediata nuestro problema. A vosotros os decimos como responsables de la región que más produce los problemas que toméis medidas urgentes sobre el Guadalentín, el tejido industrial, los purines de los cerdos, la salmuera del Tinajón, las permanentes roturaciones de tierra y la puesta en marcha de todas las depuradoras urbanas con la devolución de las aguas al cauce del río. De no ser así volveremos a Murcia exigiendo medidas excepcionales para terminar con este grave problema y al mismo tiempo exigiendo sus respectivas responsabilidades. -

Recordamos a cualquiera que sienta algún interés por esta tierra y por nuestro pueblo, que alarmar es: no dejar dormir con las ventanas abiertas por el robo del agua que nos pertenece, tener náuseas por el olor que desprende el agua cuando se toca para el riego, ver nuestras persianas llenas de hongos, no pudiendo respirar muchas personas con problemas respiratorios, esto sí que es crear alarma y al mismo tiempo humillación sobre un pueblo.

No se preocupen, la resignación ya no es un valor dominante en esta tierra ni en este pueblo, la hemos cambiado por la rebeldía.

Nuestra más profunda solidaridad y gratitud con los hombres y mujeres que hicieron posible el 1 de julio de 2000, un día hermoso en nuestra tierra.

JOSÉMANUEL LÓPEZ GRIMA

·  Portavoz de «Segura Limpio»


Diario Información 9/7/2000

DIARIO DE UN POLÍTICO .....VALENCIANO

 

Se lo oí comentar a un político de la oposición, un día que teníamos una copita de más y charlábamos animada y distendidamente sobre "riesgos y trastornos de los reelegidos". A mí, que era un pipiolo recién bautizado en la escena política se me quedaron grabadas aquellas semialcohólicas palabras, pronunciadas con un deje de sincera melancolía:

- "Nuestro sino es el insomnio"

Y hoy, heme aquí, desvelado una vez más y armado, por consejo del psicoanalista, con papel y boli y semirecostado en los almohadones para invitar al dios del sueño.

Últimamente mis obsesiones no giran alrededor de mis colosales proyectos: Ciudad de las Ciencias, Terra Mítica, AVE,... fuentes inagotables de votos que sabré aprovechar con inauguraciones oportunas en una, en dos o incluso en tres próximas legislaturas. Últimamente me desvelan los problemas del Segura.

A ti, querido diario, compañero de fatigas, puedo confesarte que me reí cuando supe que la desaparecida Coordinadora pro- Río Segura se había reencarnado en la Plataforma Segura Limpio que aglutina a diversos grupos ecologistas, asociaciones, partidos, ayuntamientos, sindicatos etc. Volvían los soñadores de utopías. Les dejé preparar con ilusión las manifestaciones de Murcia, orihuela, incluso la de Madrid. El problema, ya se sabe, supera el ámbito autonómico y me relamí cuando desde diversos ministerios me sugerían que yo era la persona idónea para sofocar y aprovechar en las urnas , ese conato de revolución. Su impaciencia les hizo enviar, con precipitación, a la señora ministra a poner con femenina energía a varias autoridades locales en su sitio. Y yo, frotándome las manos, desplegando como con generosidad mi estrategia:

Cualquier político que se precie, sabe que su supervivencia depende de su habilidad para evitar la presentación de científicos planes de saneamiento integral.

La ciencia renta pocos votos, son más efectivas electoralmente las acciones puntuales y parciales.

Pero ¡ay!, esta noche, querido diario, estoy más intranquilo, más desvelado que de costumbre y me asoma un ribete de pesimismo. Tengo la sensación de que algo está fallando, que algo se me escapa, algo sutil e inconcreto.

Me preocupa la constancia de las plataformas, quan entrenadas hormigas. Asisten con exquisita puntualidad a las reuniones de la mesa; discuten y analizan los problemas con sorprendente paciencia; hacen propuestas con sensatez y oportunismo; inspeccionan con sosiego las depuradoras proyectadas; aguantan con terco estoicismo nuestra estudiada indolencia. En resumen: no dan un mal paso, un traspiés. A pesar de algunas desavenencias a la hora de saber quienes opinan en las ruedas de prensa anteriores y posteriores a las reuniones de las mesas de seguimiento, no han cometido errores aprovechables. En varios años no han protagonizado actos violentos, ni salidas de tono, ni pérdidas de rumbo, ni aburrimiento. Son tercas, tercas.

Y encima la publicación en algunos medios escritos, ¿se merecerán un toque?, de mis habituales declaraciones sobre que la situación del Segura no supone riesgo para la salud, hechas con el fin de desmovilizar y paliar los efectos de la "tractorada", no fueron, tal vez, muy oportunas.

Según mis noticias la "tractorada" fue un éxito. Tal vez no sopesamos con exactitud las ventajas de la no autorización . Quisimos dar una imagen de flexibilidad y nos influyó que los agricultores fuesen un lunes a exigir la autorización.

Y la "tractorada" en sí, estuvo bien organizada, fue pacífica y bloqueó las dos vías principales de la comarca en un día clave. Menos mal que pudimos quasi anular sus repercusiones mediáticas.

Aún faltan años para el próximo compromiso electoral pero debo andar con cuidado en este tema.

Mandaré a mis colaboradores que estudien algunas variaciones de estrategia que paralicen las probables movilizaciones futuras. Puedo perder votos, muchos votos en la comarca por este tema. ¿Peligrará la victoria?

¡Ay! Qué nochecita te espera. Relájate, respira hondo. Relájate. Respira hondo.

¿Y si diera la casualidad que el Valencia ganara la liga este año? Sería bueno.

O mejor ¿si el Elche subiera a primera y el Hércules retornara a 2ª A?

Relájate. Relájate.

¿Tendré que prometer bañarme yo también en el río?

¡Ay, qué nochecita!

Pedro L. Díez Amutio

Miembro de la Plataforma Cívica Segura Limpio

 

 


EL RIO SEGURA Y LA HUERTA TRADICIONAL; UN PATRIMONIO PARA DEFENDER

PERIÓDICO INFORMACIÓN (21/10/2000)

Manuel DE GEA CALATAYUD (Miembro de la Plataforma Segura Limpio)

No hay que ser un experto para saber que la Huerta requiere también una particular inteligencia y generosidad en su conservación, pues su misma esencia la hace especialmente vulnerable en los tiempos de cambios sociales que corren. Pero esto sólo puede hacerse desde políticas integrales (de ordenación territorial, ambientales y agrícolas) y medidas fiscales y urbanísticas que le aseguren a los agricultores rentas complementarias a la producción agraria (sin cambiar el uso de suelo agrícola al menos en el 60% del área de Huerta por municipio) y los convierta en los principales interesados en protegerla.

Estas políticas, útiles y necesarias para apoyar a las agriculturas menos competitivas, basándose precisamente en el concepto de "multifuncionalidad", deberían venir a incidir en las cuestiones abiertas en la sociedad europea acerca de la seguridad y calidad de los alimentos, en la medida en que se apoyasen en el concepto europeo de "producciones de calidad" y en los verdaderos profesionales agrarios (que los tenemos).

Estas políticas integrales, en primer lugar la tan exigida de saneamiento integral del río, pero en las que se deben incluir también los posibles planes de modernización del regadío, deben representar alternativas viables al imparable progreso de abandono y urbanización de la huerta y no deben fomentar más la urbanización y la pérdida del espacio productivo creado con un esfuerzo de siglos.

Además, los posibles planes de modernización del regadío no deben destruir los valores históricos, culturales y ambientales del paisaje de las vegas y su sistema tradicional de riegos, patrimonio de fundamental importancia en la generación de presentes y futuras políticas integrales (rehabilitación de las áreas mejor conservadas como complemento de ciertas ofertas turísticas, creación de un sello distintivo para los productos de las vegas tradicionales, rehabilitación de las casas de huerta para crear una red de alojamiento estacional, etc.). Esto se debería tener siempre presente porque preservar este espacio prodigioso y productivo de huerta (sin duda nuestra aportación más valiosa al mejor patrimonio de la humanidad) no debe ser una carga para el propietario, sino un esfuerzo de la comunidad y la gestión pública. Mantener nuestro patrimonio no solamente es una obligación moral y legal, sino que puede ser rentable en términos económicos.

Pero esta preservación y productividad de la Huerta tradicional exige además una serie de cambios en el actual modelo de gestión del agua que hay que defender ante las administraciones y la Confederación Hidrográfica del Segura, pues bajo la falsa homogeneidad de las "cifras agrarias" se oculta la existencia de dos realidades casi antagónicas: el regadío tradicional o la agricultura campesina y, por otro lado, un regadío radicalmente distinto, y en gran parte articulado a expensas del anterior, denominado precisamente "agronegocio" por su pertenencia al ámbito de la agricultura empresarial, el cual ha aumentado en unas seis veces la superficie cultivada en menos de un siglo. En la región de Murcia se ha pasado de 30.000 Has. a finales de siglo XIX (momento en que está en pleno vigor el regadío tradicional), a las entre 180.000 y las 200.000 Has. de superficie cultivada actual (en buena parte ilegal o alegal consentida), aumento que tiene su máxima expansión desde 1.960, según datos aportados por la Universidad de Murcia (M.T. Pérez Picazo).

En definitiva, queremos que nuestras poblaciones de las vegas del Segura sigan siendo siempre pueblos separados por jardines. La huerta de esta manera seguiría siendo en el futuro nuestra mejor zona verde, nuestro lugar de ocio, la escuela al aire libre... Lo agrario, por tanto, debería desempeñar un papel fundamental en muchas áreas de nuestros Ayuntamientos (quienes como se ha dicho están vendiendo demasiado barata esta comarca, con sus planeamientos localistas y su inmovilismo en la defensa de nuestro patrimonio agrario y eco-social) y nuestras poblaciones (incluyendo las plataformas en defensa del río Segura).

 


 

El Segura desborda Murcia

 

El pasado sábado, 24 de marzo, alrededor de 40.000 personas en su mayoría de Vega Baja se manifestaron en Murcia en demanda del saneamiento integral del Segura, uno de los ríos más contaminados de Europa. La citada manifestación convocada por las plataformas Cauce Arriba, Comisión Pro-Río y Segura Limpio y apoyada por diversos colectivos sociales, sindicales y políticos entre los que se encuentra el STEPV-IV, fue considerada por los organizadores como un éxito de participación ciudadana, al tiempo que ha supuesto una clarísima llamada de atención a las administraciones implicadas- gobiernos autonómicos de Murcia y Valencia y gobierno central- para que prioricen al máximo todas las medidas tendentes a la solución de este problema.

La manifestación la abrían unos agricultores con sus tractores, colectivo que sufre el problema de la contaminación en una doble vertiente, como ciudadanos y en el ámbito profesional, y seguían dos grandes pancartas llevadas, una por niños y niñas de casi todos los municipios de la comarca y la otra por personas de edad también en representación comarcal, en una simbiosis en la que el pasado y futuro se entremezclaban en demanda de la recuperación de lo que un día fue un río y hoy no es más que una cloaca. Seguían una muchedumbre de personas de todas las edades y condiciones que durante más de dos horas ocuparon las calles más céntricas y concurridas de la ciudad reclamando pacífica pero firmemente que se acabe con esta situación que está afectando negativamente a la salud y el futuro de la Vega Baja del Segura. Acabó alrededor de las nueve de la noche en los jardines del palacio de san Esteban, sede del gobierno regional murciano, después de unas actuaciones, canciones, dramatización e interpretación de una pieza musical por parte de una banda integrada por músicos de varios pueblos de la comarca, sobre temas relacionados con la situación del río. La nota negativa la puso el presidente del gobierno de la región de Murcia, Sr. Valcárcel, que se negó a recibir a una comisión de los convocantes, ( la sede del gobierno regional estaba cerrada a cal y canto), que pretendían hacerle entrega del manifiesto que previamente había sido leído a la multitud allí congregada, en un claro signo de desprecio para con los manifestantes. Los asistentes acogieron la noticia de que Valcárcel, ni ningún miembro de su gobierno, recibirían a sus representantes , segundo desplante de un cargo público del PP, (el primero lo protagonizó Federico Trillo, entonces presidente del Congreso, en la manifestación de Madrid) con una estruendosa pitada anunciadora de que con su solidaridad o sin ella no cejarán hasta conseguir un Segura limpio y con vida.

Pepe González Box