ANÁLISIS EVOLUTIVO DE LA SITUACIÓN DEL RÍO

 

El presente documento pretende analizar la situación del río Segura en el período comprendido entre 1.998/2.002; estudiar la evolución y cambios que se hayan podido producir y hacer una valoración de la situación, para extraer unas conclusiones que nos sirvan, a Segura Limpio, para definir nuestra estrategia de futuro.

Desde que iniciamos las movilizaciones en defensa del río, una frase es la que ha resumido el objetivo a conseguir: “Saneamiento integral del río Segura”. Este lema genérico comprendía, como así consta en los documentos aprobados, una serie de apartados que lo dotaban de contenido. A saber:

1.      Depuración de vertidos:

a.       Urbanos

b.      Industriales

c.       Ganaderos

2.      Control de la salinidad de las aguas del río.

3.      Una nueva política de gestión del agua:

a.       Devolución del agua robada al regadío tradicional.

b.      Acabar con las extracciones ilegales de agua.

c.        Impedir las roturaciones ilegales de terrenos para uso agrícola.

4.      Dotación de un caudal ecológico, cifrado en 4m3/sg, medidos en la presa de S.Antonio en Guardamar.

5.      Acabar con el peligro que, para la salud, puede suponer la situación del río.

6.      Elaboración de un plan de protección para la huerta.

 

Realizando un examen comparativo de cada uno de los apartados anteriores durante el citado período, tendríamos:

1.      Depuración de vertidos:

a.       Urbanos:

Se han construido las depuradoras que faltaban en la Vega Baja ( Callosa, Dolores, San Fulgencio, Albatera) y se está renovando la de Guardamar. En Murcia se acaba la EDAR de la ciudad y otras de localidades ribereñas. Se constituye la Entidad de Saneamiento y se comienza ( julio de 2.002) a cobrar el canon de saneamiento, lo cual debería revertir en una mejora de la depuración de vertidos urbanos.

b.      Industriales:

Existe un convenio firmado entre el gobierno de la región de Murcia y la patronal conservera, para que ésta adecue sus instalaciones a la normativa medioambiental europea en materia de vertidos contaminantes. Dicho convenio obliga a las empresas que se adhieran a eliminar sus vertidos contaminantes a lo largo de un proceso que termina en el año 2.003. Desconocemos la situación actual, aunque debemos de ser pesimistas, ya que hemos demandado insistentemente que se nos permitiera visitar una empresa que cumpliera la normativa medioambiental y, hasta el momento, no ha sido posible. Quizá porque no haya ninguna. La situación del resto de empresas, a este respecto, nos es desconocida, aunque hay que pensar que será similar a la de las conserveras, o peor, teniendo en cuenta que no hay ninguna información oficial que nos permita asegurar que cumplen con la normativa de vertidos. Caso aparte merecen las industrias del curtido de Lorca, donde, después de muchos años envenenando el río, se ha construido una depuradora específica, que ha entrado en funcionamiento en el 2.002 y de la que desconocemos su rendimiento. Por lo que se refiere a la Vega Baja, ha quedado de manifiesto, después de la imputación a varios empresarios por parte del juzgado nº 6 de Orihuela y de las declaraciones públicas de éstos, que las empresas, en general no cumplen la normativa medioambiental en materia de vertidos contaminantes. Además hay que añadir la existencia de una auditoría a las empresas, realizada por la entidad de saneamiento, cuyos resultados están en poder de los respectivos ayuntamientos, los cuales los mantienen en secreto y, lo que es más grave, sin que tengamos garantías de que se esté realizando algo para que las empresas radicadas en sus respectivos términos se pongan al día en cuanto a cumplimiento de normativa medioambiental se refiere.

c.       Ganaderos:

En relación con los vertidos provenientes de explotaciones ganaderas, fundamentalmente de porcino, hay que señalar el aumento espectacular de la cabaña de cerdos en Murcia ( recientemente el Consejero de Agricultura Agua y Medioambiente de esta comunidad declaraba que en Murcia se criaban ya 3.500.000 lechones, pasando a ocupar el primer puesto de España, por encima de Cataluña) y todo ello sin que se haya construido ni una sola planta de tratamiento de purines. Es decir, todos los desechos de estos animales van, de una manera más o menos directa, a los cauces públicos. Además, si hacemos un seguimiento de la evolución de los principales parámetros , que determinan los índices de calidad de las aguas, podremos comprobar ( como se demuestra en las estadísticas de las que disponemos) que la práctica totalidad de ellos sobrepasan los límites máximos permitidos

2.      Control de la salinidad de las aguas del río.

                       En los documentos que la propia CHS nos pasaba en las mesas de    seguimiento ya se situaban los principales puntos de aporte salino al cauce del río y, en concreto, para el de la rambla del Tinajón se nos  informó del proyecto de poner una planta desaladora. Nada se ha hecho y el Tinajón sigue enviando al río hasta 150 l/sg. de un agua con muy alto contenido en sal.

3.      Una nueva política de gestión del agua:

a.       Devolución del agua robada al regadío tradicional.

No se ha devuelto al río el agua de la que disponía. En este sentido circula, al menos en el curso bajo, un caudal sanitario, que no es el caudal ecológico que pedíamos, ni supone para los agricultores garantía alguna para poder cultivar sus productos.

b.      Acabar con las extracciones ilegales de agua.

No se controlan las extracciones ilegales. Las denuncias, por este motivo, por parte de asociaciones ecologistas son muy frecuentes. La más reciente la referida a la Finca del Chopillo, de donde se sacan caudales, provenientes del manto subálveo del Cenajo, que van a parar a la propia explotación y al campo de Cartagena, utilizando los conductos del trasvase.

c.       Impedir las roturaciones ilegales de terrenos para uso agrícola.

Siguen las roturaciones de terrenos, ilegales desde la aprobación del plan de cuenca en julio del 98. La propia CHS reconocía, ante una denuncia pública en este sentido, que solamente había unas 5.0000has ilegales.

 

4.      Acabar con el peligro  para la salud:

En lo relativo al tema de las posibles repercusiones sobre la salud de las personas, según los informes del instituto nacional de toxicología, en el apartado de conclusiones, podemos leer:

“Las muestras 2,3 y 5 tomadas en diferentes tramos del Segura, presentan una gran contaminación de origen fecal, no siendo adecuadas para el baño, ni para la vida de los peces, ni para el riego. El uso de esta agua , sin un tratamiento adecuado, supone un riesgo para la salud pudiendo dar lugar a problemas gastroenteríticos, bien por su uso directo o bien por pasar al hombre a través de la cadena alimentaria, por consumo en crudo de hortalizas regadas con esta agua sin tratamientos intermedios. Además la muestra 5 presenta una elevada concentración de cadmio, siendo este metal cancerígeno para el hombre.”

5.      Elaboración de un plan de protección para la huerta.

Este objetivo dota de sentido pleno la reivindicación de saneamiento integral del río. En este sentido hemos pedido desde Segura Limpio la elaboración de un plan especial de protección de la huerta, patrimonio de la ciudadanía de la Vega Baja.

Ya la Ley de la Generalitat Valenciana 6/1989, de 7 de julio, de Ordenación del Territorio de la Comunidad Valenciana, en su preámbulo, dice así:

                                                        I

La definición que la Carta Europea atribuye al término Ordenación del Territorio conceptúa éste como la expresión espacial de las políticas económica, social, cultural y ecológica de toda la sociedad.

Por otro lado, define como objetivos fundamentales de la Ordenación del Territorio:

La mejora de la calidad de vida que, entre otras cosas, se concreta en una mayor accesibilidad de la población a los equipamientos colectivos de todo tipo y en la mejora de las infraestructuras.

La gestión responsable de los recursos naturales y la protección del medio ambiente que haga compatible la satisfacción de las necesidades crecientes de recursos y su conservación.

La utilización racional y equilibrada del territorio, mediante la definición de usos compatibles o a potenciar, la creación de infraestructuras y la preservación de actividades. Todo ello acompañado de una más completa política territorial que permita conseguir objetivos de interés general.

La puesta en marcha de la política territorial así definida debe asegurar la coordinación entre sectores al mismo tiempo que organizar la cooperación entre los diversos niveles de decisión y la distribución de los medios financieros.

                                                 II

El proceso concreto de crecimiento económico de la Comunidad Valenciana ha dado como resultado un modelo territorial con fuertes desequilibrios, despilfarro de recursos, deterioro considerable del patrimonio natural y déficit de infraestructura y equipamientos colectivos.

 

Es obvio que desde el preámbulo de esta Ley se pone de manifiesto la existencia de un proceso de deterioro medioambiental, como consecuencia de un modelo de desarrollo que no respeta el medio ambiente. En esta línea ,desde Segura Limpio, hemos intentado recoger esta preocupación expresada en el preámbulo de la citada Ley y, en concordancia con las tendencias más actuales que hablan de un desarrollo sostenible, es decir de un modelo de desarrollo  respetuoso con el medioambiente, celebramos unas jornadas que bajo el título de “ LA PROTECCIÓN DE LA HUERTA TRADICIONAL DEL BAJO SEGURA Y SU PATRIMONIO”, trataban de encontrar propuestas alternativas a este problema. En las conclusiones  se recogen que el principal peligro para la huerta tradicional viene de la escasez y mala calidad de las aguas del Segura y de una presión urbanizadora que amenaza con hacer desaparecer la agricultura del regadío tradicional y con una modificación substancial del paisaje del Bajo Segura.

Posteriormente y , ante el anuncio del Conseller de Obras Públicas sobre la redacción de un Plan de Acción  Territorial, que, en opinión del propio Conseller , protegerá la huerta tradicional de nuestra comarca, hemos presentado una propuesta de colaboración .en la que instamos a la Consellería a que abra el proyecto a la participación ciudadana y a que el PAT ocupe un nivel directivo y efectivo en cuanto a la protección del patrimonio y a promover planes especiales de protección del paisaje en la Huerta Tradicional, en las principales zonas naturales y forestales y en las zonas de interés paleontológico y arqueológico de la zona de Campo comarcal.

No obstante, si observamos la realidad, podremos comprobar la ausencia total de una planificación territorial a nivel comarcal. Las únicas normas son las que marcan las leyes del mercado, sin que desde los ayuntamientos, exista otro interés que el de ofertar más suelo a la construcción, aunque eso suponga vender el patrimonio que constituye el regadío tradicional. Además el Conseller de Obras Públicas afirmó  (según recogía una nota de prensa publicada el 26/6/2002) que junto con el  PAT se elaboraría un documento de información que sería presentado a todos los ayuntamientos antes de las vacaciones en una reunión “ para saber en qué situación se encuentra la Vega Baja”.Las vacaciones han pasado y no sabemos nada ni del documento, ni de la reunión, ni del PAT. De seguir así, cuando se pueda disponer de ese documento de planificación que proteja nuestra huerta, ya no habrá nada que proteger.

Teniendo en cuenta el presente documento, podemos extraer las siguientes conclusiones que serán los ejes que centren nuestra acción a favor del saneamiento integral del río Segura:

 

                                                   CONCLUSIONES

 

 

* Vertidos urbanos: se ha avanzado en la construcción de depuradoras, aunque hay que construir las que faltan; que todas tengan el mantenimiento adecuado y estén dotadas de tratamiento terciario para que sus aguas puedan reutilizarse con garantías.

* Vertidos industriales y ganaderos: las empresas y explotaciones deben de tener las instalaciones adecuadas para cumplir la normativa medioambiental, para ello hay que arbitrar un plan de ayudas para que las empresas puedan instalar depuradoras industriales. En el caso de que se negaran a depurar sus vertidos contaminantes habría que aplicarles la legislación vigente, llegando a decretar la suspensión de la actividad.

* Gestión del agua: hay que devolver al río el caudal del que disponía. Hay que cerrar los pozos ilegales y vigilar para que las concesiones tengan el destino para el que fueron concedidas . Las aguas depuradas tienen que ser devueltas a los cauces públicos y no podrán utilizarse para ampliar las zonas regadas. Hay que acabar con las roturaciones ilegales de terrenos para cultivo.

* Salud: Todos los usuarios ( ayuntamientos, empresas, etc..) deben devolver el agua a los cauces públicos en las mismas condiciones de salubridad que tenia cuando la cogieron.

* Conservación de la huerta tradicional y de las zonas húmedas asociadas al ríol: Moratoria en las construcciones que se hagan sobre terrenos de huerta, mientras no se disponga del PAT. Hay que definir medidas de compensación  para rentabilizar la actividad de los agricultores y permitir así que puedan continuar dedicándose a la agricultura y manteniendo vivo el ecosistema de la huerta.

* Salinidad: Hay que eliminar los aportes salinos procedentes, en su mayoría, de nuevos regadíos, así como las salmueras provenientes de  plantas desaladoras, que van a parar al cauce del río y actuar sobre el resto de causas que aumentan la salinidad de las aguas y , consecuentemente, de las tierras.