LA CONTAMINACIÓN DEL RÍO SEGURA

Los principales vertidos causantes de la contaminación de las aguas del río Segura se pueden agrupar principalmente en tres tipos, dependiendo de su origen:

1- Vertidos industriales: la mayoría de estos vertidos proceden de la industria conservera, que utiliza por cada tonelada de producto el equivalente a lo que consumen 200 personas en un día. Los afluentes contienen sustancias químicas tales como ácidos y bases y grandes cantidades de materia orgánica procedente de los desperdicios de frutas y hortalizas. Al río Guadalentín van a parar los vertidos de la industria de curtidos de Lorca que contiene cantidades de cromo, sulfuros y materia orgánica.

2- Vertidos urbanos: estas aguas de alcantarillado o aguas negras contienen gran cantidad de materia orgánica, así como detergentes que al no ser degradados forman nubes de espuma sobre la superficie del agua provocando la falta de oxigenación de éstas.

Otra causa que contribuye a aumentar la contaminación es el vertido directo de basuras y lodos negros transportados en camiones cisternas. En estos vertidos residuales el número de bacterias y virus procedentes de los intestinos humanos y de otros animales.

3- Vertidos agrícolas: los productos químicos (abonos, insecticidas, herbicidas, etc.) utilizados en la agricultura son, en parte, arrastrados por las aguas de escorrentía o bien por filtraciones a través del suelo conducidos al río y acequias, contaminando el agua.

4- Contaminación ganadera: purines de los cerdos.

La gran mayoría de los vertidos que van a parar al río Segura no han sufrido ningún tipo de tratamiento que elimine la materia orgánica, los sólidos en suspensión, las sustancias químicas y los microorganismos de procedencia fecal. Esto determina que en algunos tramos del río la contaminación sea muy elevada, repercutiendo directamente en el consumo humano (siendo el agua de grifo muy defectuosa desde el punto de vista organoléptico por la gran cantidad de cloro que lleva), la agricultura (por la contaminación de los alimentos) y el uso recreativo y de esparcimiento (malos olores, espuma, arrastre de basura y lodos en descomposición).Todo ello hace que este ecosistema natural (el río Segura) que Volver donde estaba Volver donde estaba una influencia decisiva en el resto del ecosistema situado en su entorno se halla degradado de tal manera que si no se toman medidas urgentes se alcance una situación irreversible.

Volver donde estaba Ir al principio de la página principal

 

 Propuesta de trabajo: Jornadas de Bigastro, sábado 19-2-2000.

 

 

 

QUÉ ES Y QUÉ NO ES DESARROLLO SOSTENIBLE. UNA PROPUESTA PARA PREPARAR UN DESARROLLO VIABLE EN LA COMARCA DEL BAJO SEGURA

 

 

La Plataforma Cívica "Segura Limpio" ha elaborado este documento-borrador, para contribuir a crear un "Marco" o "estilo en el modo de hacer planeamiento" (estilo de desarrollo) y un "organismo" o "agencia" supramunicipal (comarcal) coherente, abierta, multidisciplinar y consensuada, que evalúe aquellos asuntos que tengan tal condición (diseño urbanístico comarcal, territorio, agua, transporte, energía, infraestructura, construcción, etc.) y trate de restablecer una dialéctica equilibrada entre el todo (la comarca) y las partes (el ámbito local).

 

Para empezar, es preciso prestar atención a que los cambios en la estructura institucional, inducidos por los cambios en las condiciones económicas, no son siempre social, económica y ambientalmente beneficiosas para la mayoría de la población (la comarca del Bajo Segura tanto por situaciones externas como internas es un grandísimo ejemplo de esto), por lo que toda propuesta de desarrollo va a depender del conjunto de intereses económicos, políticos, etc., que estén en juego y que conforman en última instancia el poder estructural, es decir, el poder de fijar y cambiar las reglas del juego.

 

De acuerdo con autores como Sunkel, el estilo de desarrollo es la manera en la que se organizan los recursos humanos y materiales, dentro de un sistema, con el fin de resolver las interrogantes sobre qué, para quiénes y cómo producir bienes y servicios (Sunkel, 1985).

 

Por ello, para empezar a crear un marco coherente de planeamiento y gestión en todos los niveles de la comarca, basado en la sostenibilidad, es preciso cuestionar la inviabilidad del vigente estilo de desarrollo comarcal.

 

1. No existe ni un modelo ni un organismo adecuado a escala comarcal para poder llevar a cabo dicho planeamiento, gestión y organización territorial integral a largo plazo, en base a una ética de la sostenibilidad. Hay que tener en cuenta que el mismo concepto de planeamiento no es otra cosa que la previsión de una ordenación integral del territorio.

 

 

2. A la falta de planteamientos a largo plazo, característica de una visión de la actividad económica estrecha, se une, por parte de la mayor parte de los Ayuntamientos comarcales, un desconocimiento más o menos deliberado del medio natural (local y comarcal) donde se desarrolla la actividad económica, y, normalmente, ignorando todo tipo de consideraciones físicas y biológicas, además, de los problemas ambientales.

 

3. Si partimos de una ética de sostenibilidad (es decir, obligándonos a dejar la casa cuya propiedad se comparte en un estado mejor al que se recibió, para el uso y disfrute del futuro propietario generacional, asegurando, por tanto, la reposición y la mejora) las actividades que originan irreversibilidades constituyen un caso extremo de ineficacia en la asignación (distribución) de los recursos. Esto último es evidente en el caso de los recursos no renovables, ya que de todos los casos de irreversibilidades originadas en la gestión de un recurso, la del agotamiento de un recurso renovable es, con mucho, la que supone una mayor ineficacia. Frente a unos beneficios a corto plazo para el caso de la urbanización masiva-turismo masivo- (es reseñable en el caso de la Huerta Tradicional y los "Campicos" de regadío cultivados desde el siglo XVIII - XIX como los de Rojales-Guardamar su actual consideración de gran solar o parcela que espera impaciente su urbanización), tendríamos, por el contrario, unos beneficios ilimitados en el tiempo si el recurso se usa de forma sostenible.

 

En cuanto al argumento sobre la competencia entre agricultura y turismo. La agricultura actúa en competencia desigual (en un sentido institucional-local) en dos recursos como el suelo y el agua. Esto significa que las condiciones bajo las que se hace competir a ambas actividades han sido fijadas previamente de manera normativa y que, más concretamente, no se considera como un coste la desaparición de la agricultura.

 

 

4. Paralelamente, en el estilo de desarrollo de la sociedad y la comarca en el que nos movemos, la apropiación privada de la naturaleza es la que está políticamente legitimada, a raíz de la casi total eliminación de la propiedad comunal por parte del Estado desde el siglo XVIII. Al mismo tiempo, y de manera paradójica, la apropiación privada de la naturaleza es una ficción jurídica puesto que la propiedad privada es casi imposible de ejercer en un contexto de ecosistemas, debido a que los residuos generados por casi todas las actividades "privadas" acaban en el aire, en el agua y en el suelo, es decir, en los ecosistemas que tiene carácter de bienes públicos, deteriorando las funciones ambientales que estos cumplen.

 

La "ficción", no obstante, se mantiene y constituye una parte fundamental de la racionalidad económica dominante -tratando el poder estructural actual que se acepte sin discusión-. El objetivo está claro y consiste en incentivar y estimular una homogeneización de las necesidades, es decir, una homogeneización cultural, económica y social o un estilo de desarrollo (que naturalmente está acabando paulatinamente con los principales rasgos del patrimonio cultural, social, y natural que aún nos queda en nuestro territorio) que incluye al mismo tiempo la homogeneización del marco institucional y la institucionalización de una distribución desigual de la renta. Resulta en consecuencia que, en un territorio y ecosistema como el Bajo Segura que es profundamente heterogéneo, se intenta llevar a cabo un manejo de la situación urbanística profundamente homogéneo. Valgan dos ejemplos de lo que decimos, de los que la prensa más reciente se ha hecho eco, aunque a ambos ejemplos haya que valorarlos también dentro de su particular (municipal) dimensión urbana:

 

Naturalmente, con tales normas urbanísticas que en realidad lo son de construcción, apenas se hace otra cosa que detallar el proceso de edificación de un tren de desarrollo urbano galopante y sin límites que ni siquiera prevé las más elementales dotaciones y equipamientos colectivos: escuelas, parques públicos, zonas verdes, guarderías, bomberos, centros sanitarios, etc. Así se explica el actual déficit, pues de estos planeamientos locales sólo se va realizando su lado especulativo (la construcción de viviendas y más viviendas).

 

Por el contrario, una coordinación de esfuerzos en torno a una "opción viable" debería partir de que el principio básico no consiste en homogeneizar el Estilo de Desarrollo, sino en buscar el Estilo propio más adecuado a los ecosistemas y a las necesidades locales y territoriales (con un sentido más equilibrado de lo que constituye la riqueza, en términos no sólo de cantidad sino de calidad), de acuerdo con criterios de continuidad y de reversibilidad. Para ello, la figura que se presenta a continuación intenta exponer la incompatibilidad entre estas opciones: viabilidad frente a irreversibilidad, centrando el análisis en una visión conceptual de sistema abierto (por lo que se considera como prioritaria una evaluación del territorio comarcal en términos biofísicos -evaluar y después diseñar-) en el reconocimiento de elementos estructurales como territorio, agua, generación de residuos, transporte, energía, infraestructuras y construcción, etc. (Aguilera y otros, 1944).

 

5. La estrategia de desarrollo que ha seguido el Bajo Segura desde los años sesenta de este siglo, tuvo como hilo conductor la implantación y crecimiento del turismo masivo. Su expansión está alterando profundamente la tradicional distribución de la población comarcal. En la franja costera y pre-litoral se han acumulado los principales núcleos de turismo masivo y los de segunda residencia. De este modo, se extienden al medio rural y natural demandas de accesibilidad (carreteras, pistas para llegar a todos los sitios), tipologías constructivas y edificatorias y hasta determinadas patologías sociales (vandalismos, delincuencia organizada, etc.) más propios del medio urbano.

 

En sintonía con toda esta forma inmediata de enriquecimiento se va produciendo una degradación paulatina del medio ambiente. Pues las urbanizaciones turísticas están suplantando de forma aleatoria sin ningún tipo de evaluación en términos biofísicos, culturales o sociales, algunos de los mejores ecosistemas litorales, naturales y agroecológicos de la comarca (especialmente algunos terrestres arenosos, por la estrecha vinculación del producto turístico con la playa; y entre los marinos, las lagunas litorales (ejemplo el proceso de especulación y degradación en torno al "Campico" agrario y las zonas de saladar del Parque Natural de las Lagunas de La Mata y Torrevieja) y los espacios ecológicos de gran riqueza natural y medioambiental de Hoyo de Serrano, Rebate, la Dehesa de Campoamor y Sierra de Escalona, los parajes boscosos alrededor de la Dehesa de Pino Hermoso, etc., etc.; en donde por poner un solo ejemplo, valga el caso del Término Municipal de Orihuela, se desmontaron más de 1.000 Has de pinar (principalmente para instalar nuevos cultivos de regadío) durante los años 80 (Sánchez, 1.996)

 

Además de esto, aunque contamos con una colección legislativa al respecto, en el anillo verde de huerta tradicional de regadío (cada vez más racionado y contaminado) que no había conocido expectativa de urbanización turística, han proliferado las urbanizaciones populares e industriales semiclandestinas en buena parte de municipios de la Huerta (por no decir en todos), a las que hay que añadir en la actualidad el inicio de verdaderas urbanizaciones turísticas semiclandestinas (véase el ejemplo de Daya Vieja). Estas invasiones contaminantes tanto en la Vega de Murcia como en la de Orihuela y su incumplimiento de la legislación no provoca ni excesivas sanciones ni demasiada preocupación entre aquellos que se supone que deberían velar por el cumplimiento de las leyes.

 

6. Así, el estilo de desarrollo que se sigue actualmente en el Bajo Segura, constituye un buen ejemplo de lo que se puede calificar como opción inviable. Siendo el principio básico de éste la creación continua de necesidades que pasan inmediatamente a ser consideradas como ineludibles, que se convierten en un fin en si mismos y que en realidad constituyen la excusa para mantener en continuo movimiento la máquina económico-monetaria del sistema cerrado, sin preocuparse demasiado por la satisfacción de aquellos más importantes.

 

Por todo, es ineludible adoptar un planeamiento acorde a un rango de ordenación territorial integral proyectada, abarcando en sus más adecuados niveles de competencias (municipal-comarcal), todo el conjunto de materias que inciden en el territorio. Y, a nuestro juicio, se deberían promover debates profesionales y confeccionarse un verdadero "Libro Blanco" sobre el Bajo Segura. En cualquier caso, haciendo un esfuerzo considerable por enfrentarse a una "cultura" que escamotea la consideración de patrimonio (cultural, social, natural) como herencia y experiencia del pueblo y potencia la de las clases dominantes.

 

Por último, las grandes directrices de esta nueva ordenación territorial integral proyectada deben ser explicadas tratando de buscar un apoyo social necesario y, en este sentido, el proceso de participación en esta "plataforma intermunicipal" que proponemos es uno de los frentes importantes del planeamiento que primero hay que programar, debiendo establecerse algún tipo de coordinación y dirección de carácter supramunicipal (comarcal).

 

7. Asimismo, las LEYES actuales están orientadas en función de los objetivos expuestos. Y, en este sentido, la Comunidad Europea, inició el debate y la reflexión sobre qué es "Ordenación del Territorio", definiéndolo muy claramente en la Carta Europea. Y la LEY de la Generalitat Valenciana, da cuenta de ello y, en relación a la sección cuarta de dicha LEY, capítulo De la protección del suelo, Artículo setenta y siete, dice:

 

"Se tenderá a obtener la máxima rentabilidad de las tierras fértiles, impidiendo sobre ellas nuevos asentamientos urbanos o su expansión injustificada...".

 

8. Por último, teniendo en cuenta la insostenibilidad ecológica de nuestro modelo de desarrollo y nuestra responsabilidad superior a la media mundial por lo que respecta a la devastación del Planeta y empobrecimiento de las sociedades y culturas del mundo más desfavorecidas, nuestros municipios y comarca (comunidad autónoma y Estado) no deberían quedar al margen de iniciativas que potencien alcanzar nuevos objetivos de solidaridad con dichos países, valgan como ejemplos:

 

·         La cooperación solidaria con el sur y los países más desfavorecidos del mundo de acuerdo con las propuestas del 0,7% de las NN. IJU, ligada a la cogestión de la ayuda para la gente del Sur y los países subdesarrollados.

 

·         Y el apoyo al movimiento internacional para la condonación de la deuda externa de los países del Tercer Mundo.

Volver donde estaba Ir al principio de la página principal