A LA CONSELLERIA DE TERRITORIO Y VIVIENDA

DE LA GENERALITAT VALENCIANA

 

 

            D/Dña___________________________________________, con DNI nº _____________________ y domiciliado, a efectos de notificación, en ________________________________________________, actuando en nombre propio y en el de (organización o entidad a la que representa), a la vista de la publicación en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana num. 5023, del 08-06-2005, de la Orden de la Consellería de Territorio y vivienda de 3 de mayo de 2005 del “Plan de Acción Territorial, de carácter integrado, de la Vega Baja (Area funcional 15)” y conociendo su sometimiento a exposición pública, vienen a formular las siguientes

 

 

ALEGACIONES

 

PRIMERA.- Reconocimiento de Los valores de la Huerta de la Vega Baja del Segura y las iniciativas de protección.

 

            Resulta incuestionable, desde cualquier enfoque o punto de vista, que la Huerta de la Vega Baja constituye un agrosistema y un paisaje cultural, socioeconómico y medioambiental, producto del esfuerzo de siglos y la relación histórica de muchas generaciones, que integra un conjunto armonioso de valores y elementos económicos, ambientales y culturales de vital importancia para la comarca y el territorio valenciano en su conjunto y de enorme valor para nuestra identidad como pueblo (hoy día, indudablemente, sigue siendo la principal seña de identidad comarcal). Así lo recogen y lo han ratificado la totalidad de los documentos, estudios y consideraciones que sobre la Huerta segureña se han venido realizando desde diferentes contextos de ámbito autonómico, nacional y europeo.

            Esta interpretación es compartida por el Informe Dobris de la Agencia Europea de Medio Ambiente (1998), según el cual tan sólo existen 6 espacios similares en toda Europa (uno más en España, la Huerta de Valencia, y cuatro más en el resto de Europa), calificándolo como “paisaje que es expresión física de las creaciones, conocimientos y prácticas de la cultura tradicional agrícola”, y reconociéndole sus amplios y complejos valores socioeconómicos.

            Además, esta relación histórica, cultural y medioambiental de la Huerta es recogida y está en la base de la misma competencia de la Generalitat Valenciana para la ordenación territorial y en materia de paisaje y espacios naturales, desarrollada a través de las leyes 4/2004, de 30 de junio, de Ordenación del Territorio y Protección del Paisaje (LOT).

            Así, según el art. 22.6 de la reciente LOT, la Huerta de la Vega Baja del Segura como “espacio de acreditados valores medioambientales, históricos y culturales, debe ser objeto de protección”, requiere de un “Plan de Acción Territorial (de las Huertas Valencianas), en el que se definirán las zonas merecedoras de protección y las medidas urbanísticas correspondientes, así como los programas de actuación pública necesarios para favorecer el sostenimiento de las actividades propias de la Huerta y la permanencia de la población en un nivel adecuado”, por lo que cabe preguntarse cómo en el Documento del Plan de Acción Territorial, de carácter integrado, de la Vega Baja no se haya ni siquiera considerado, sin justificación alguna,  poner los medios para la urgente redacción del Plan de Acción Territorial especial de la Huerta de la Vega Baja previsto en la LOT, previa la definición de un marco adecuado de participación ciudadana para la construcción de un auténtico consenso social sobre las medidas de protección, gestión y ordenación que mejor garanticen la conservación de la Huerta sin renunciar a su dinamismo productivo, ambiental y cultural. Ausencia además sorprendente si tenemos en cuenta la amenaza constante, también reconocida en el PAT por la Consellería de Territorio y vivienda, de la gran presión urbanística y el actual estado de saturación y de ilegalidad existente en este espacio tan singular de Huerta, que tanto bienestar social y calidad de vida aporta a nuestro territorio y a la ciudadanía de la comarca.

 

SEGUNDA.- Ausencia de directrices y actuaciones para la delimitación, protección y gestión del Paisaje Cultural de Huerta de la Vega Baja del Segura en el PAT, de carácter integrado, de la Vega Baja.

 

            Uno de los aspectos más llamativos del Plan de Acción Territorial de la Vega Baja son sus contradicciones inherentes, su visión fragmentaria injustificable, la ausencia de directrices para el uso y gestión futuros de la Huerta y la falta de protección coherente e integrada acorde con el carácter complejo y el ámbito supramunicipal que representa la Huerta de la Vega Baja (sistema compartido de acequias y drenaje, red de caminos rurales, etc.).

            El Plan de Acción Territorial define la zona de Huerta de la Vega Baja del Segura como un “área de desarrollo compacto” que comprende terrenos de 17 municipios de la comarca, proponiéndose para la misma “el mantenimiento de la actual huerta del río Segura en atención a sus valores culturales, económicos y paisajísticos”. Unos valores que si añadimos sus reconocidos valores naturales o ambientales que indudablemente se encuentran también presentes en el espacio de Huerta, podrían fundamentar su protección integrada como Espacio Natural, según la Ley 11/1994 de Espacios Naturales Protegidos.

            Sin embargo, el Plan de Acción Territorial de la Vega Baja, elaborado por la Consellería de Territorio y vivienda, no tiene en cuenta todas estas consideraciones que configuran la riqueza de valores y la complejidad de este ámbito supramunicipal de Huerta, y la deja desprotegida y a expensas de cada Ayuntamiento y sus agentes inmobiliarios, al no considerar ni su carácter ni su planificación, uso y protección de forma integrada o supramunicipal.

            Es más, parece evidente que con la nueva herramienta de ordenación del territorio de la Vega Baja del Segura (el PAT), la Huerta es considerada como un Espacio de carácter residual que resultaría del espacio que no ocupen los nuevos desarrollos urbanísticos de carácter residencial, desarrollados por cada poder local coyunturalmente (y sus agentes inmobiliarios) a la carta. O lo que es lo mismo, en términos generales e indirectamente, se la considera como lo que es para algunos poderes locales actuales: un gran solar o parcela que espera impaciente su urbanización; dejándola, por tanto, a los pies de los caballos de la especulación y el absurdo modelo económico que prioriza el máximo beneficio a corto plazo.

            Así, el Plan de Acción Territorial de la Vega Baja en su Título II: disposiciones de carácter particular. Capítulo I: Actuaciones en materia de medio ambiente. Sección 3ª, Art. 18: Mantenimiento del paisaje tradicional y de sus elementos (pag. 106), lo único que expresa al respecto del mantenimiento y protección del paisaje cultural de Huerta –de forma injustificable y contradictoria con todo lo dicho anteriormente y con la aprobación de la Ley de 4/2004, de Ordenación del Territorio y Protección del Paisaje (LOT)-, es lo siguiente: “Las revisiones de los planes generales deberán determinar las zonas de producción agrícola que por sus características y su importante valor paisajístico y ecológico tienen que ser protegidas”. Por consiguiente, como ya consideramos anteriormente, tales criterios sólo apuntan a propiciar una definitiva “ruptura” del paisaje tradicional de Huerta, además de pretender aparentar una especie de “señuelo moral” para la progresiva reclasificación urbanística posterior de la mayor parte del Suelo No Urbanizable actualmente existente en el espacio de Huerta.

            En razón a todo lo expuesto, los abajo firmantes, en ejercicio de los derechos de audiencia, participación y acción pública en materia de territorio, medio ambiente y urbanismo,

 

DEMANDAN

 

1.     La urgente redacción dentro del PAT, integrado, de la Vega Baja, del específico Plan de Acción Territorial de la Huerta de la Vega Baja del Segura previsto en la LOT, previa definición de un marco adecuado de participación ciudadana sobre las medidas de protección, gestión y ordenación que mejor garanticen la viabilidad y sostenibilidad de la Huerta. Este nuevo documento, por consiguiente, debería definir, con carácter residual, no el espacio de Huerta a proteger sino el espacio que se podría edificar entre la zona de Huerta protegida y los núcleos urbanos tradicionales situados en la Huerta; y debería estar por encima de coyunturas electorales.

 

2.     Que durante el proceso de realización de dicho Plan de Acción Territorial de la Huerta de la Vega Baja, se declare una moratoria de actuaciones urbanísticas para el suelo clasificado como No Urbanizable de Huerta o para las actuaciones que supongan una alteración del uso o niveles de protección actualmente vigentes.

 

3.     Que el Gobierno Valenciano, de acuerdo con lo expresado en la LOT, haga públicos “los programas y medidas de actuación pública necesarios para favorecer el sostenimiento de las actividades propias de la Huerta” (entendido como paisaje cultural, agrario y medioambiental supramunicipal) entre los que cabría tener en cuenta (ayudas directas, beneficios fiscales, creación de una denominación de origen, mejora de las redes de comercialización, fomento de la agricultura ecológica, etc.).

 

____________________, ____de ________________ de 2005

 

 

 

 

 

 

 

Firmado                                                  (sello entidad/organización)